Te prometo que no pisare tus pies. Prometo que mirare tus ojos, y sonreiré porque estas conmigo, pondré suavemente mi mano sobre tu hombro, y te acariciare levemente, mientras suena la melodía. Apretare tu mano, es la única forma de decirte que estoy aquí contigo y que no te dejare ir. Elevame. Elevame al cielo con cada paso, y a la luna con cada vuelta. Hazme sentir especial con el toque de nuestras frentes. Muéstrame tus movimientos, esos detalles que haces cuando bailas, cuando te muerdes el labio inferior, por el disfrute, o cuando cierras tus ojos por una parte de la melodía que te gusta, o simplemente cuando me miras mientras hago un solo frente a ti. Apriétame entre tus brazos, y baila conmigo, hasta que nuestros cuerpos encajen en uno. Siente mi cadera moverse contra ti, de un lado a otro, sin cesar. Que nuestros dedos se enlacen, y que tu respiración se conjugue con la mía. No pares, sigue bailando, que prometo que no pisare tus pies.

Al ritmo de la canción te besaré. No como besan las parejas, no te comeré, te plantaré un beso en tus labios, de esos que sientes que todo tu interior se va con el, de esos que no sabrás si es un sueño o la realidad. Te besaré y lo haré despacio, porque es la forma en la que prometí amarte.